El Camino descaminado

Cierra por un momento los ojos, imagínate que caminas al aire libre por un camino empedrado lleno de historia, sientes lo mismo que miles de caminantes que desde siglos atrás cruzaron ese camino que tus pasos van siguiendo en busca de un objetivo con la única superación y motivación de llegar al destino final, a la tumba del Apóstol Santiago.

Camino centenario
Un camino que perduró a través de los siglos, ejemplo vivo de como eran muchos de los caminos.

Abre ahora los ojos… no hay camino empedrado, no hay más que una vía de hormigón o tierra compactada moderna que nos transporta nuevamente al ajetreo, al estrés diario, un camino hecho por maquinaria pesada que destrozó y sepultó para siempre aquella ruta milenaria que hasta ahora solo había sido desgastada paso a paso por miles de peregrinos… De aquel pasado ya no queda nada, tan solo la misma dirección.

Imagen de un tramo de A Fonsagrada del Camiño Primitivo que fue “acondicionado” hace poco más de un mes. Foto: Foro do Camiño Primitivo

Desde hace ya varios siglos los peregrinos recorrían miles de kilómetros para llegar a la tumba del Apóstol Santiago, ya fuera en barco, a caballo o mismo andando. Su fé y esperanza por llegar provocaba que la dureza del camino fuera más dulce si cabe. El camino se convirtió en un hervidero de creyentes que que recorrían cientos de kilómetros durante largas noches e interminables días provenientes desde las más remotas partes del mundo esperando milagros e indulgencias

Otro ejemplo de las obras en A Fonsagrada. Foto: Foro do Camiño de Primitivo

Lo que antes se hacía de una forma únicamente espiritual y religiosa hoy se realiza por las más diversos y variados motivos, como un reto de superación personal, amistad, agradecimiento, motivos culturales y patrimoniales… y todo esto por qué el Camino siempre fue un lugar para encontrarse a uno mismo, un lugar de paz y lleno de esperanza y solidaridad.

Caminar por esos caminos llenos de historia, paz y tranquilidad te transportaban a un mundo totalmente ajeno a las preocupaciones diarias e individuales. Por desgracia durante años y con la llegada del progreso muchos tramos del Camino inevitablemente fueron transformados, pues los viejos caminos reales fueron aprovechados por las modernas carreteras actuales.

Sin embargo muchos tramos fueron conservados y otros adaptados al trazado jacobeo con el fin de de apartarse un poco del ajetreo diario y que la reflexión y ánimo de superación estuvieran en contacto con la naturaleza, la historia y la cultura.

Hoy en día se hace bastante triste observar a los peregrinos perdidos por kilométricas rectas de polígonos industriales como el caso de Budiño, en el Camino Portugués, que la mala señalización provoca que los incautos viajeros se adentren por esta zona industrial y llena de polución.

Lo triste de la actualidad y de cara al Xacobeo 21 es que desde hace un tiempo diversas instituciones se han propuesto “acondicionar” partes de esos caminos seculares que tanto encanto desprendían y tantas ganas daban de recorrer y caminar pisando piedras centenarias que tanto trabajo y esfuerzo había llevado conservarlas y mantenerlas desde hace siglos. En estos casos “acondicionar” no es adecuar ni mantener el camino sino cambiar radicalmente su aspecto en base a una mayor supuesta comodidad. Para ello han sepultado para siempre calzadas originales centenarias con arena y hormigón quedando totalmente urbanizadas.

Recordemos que no deja de ser un viaje espiritual, sea cual sea nuestro motivo y más importante no es “cuándo” sino el “cómo” llegar al destino.

Diversas asociaciones culturales y patrimoniales han denunciado esta esperpéntica situación que implica “la destrucción completa de la identidad tradicional y de valor patrimonial de la Vía” que como cuenta la asociación Foro do Camiño Primitivo provocó “la pérdida irremisible de la memoria inmaterial asociada a la vía milenaria tradicional, reconocida por la UNESCO como patrimonio mundial...”

Tanto es así que han abierto una petición en CHANGE.ORG para pedir a la Unesco que paralicen las obras del Camino de Santiago.

En este enlace al que accederéis y podréis ver, y si lo deseas firmar, la petición íntegra:

Fue Alfonso II quien al conocer la noticia del hallazgo del cuerpo del Apóstol recorrió el Camino Primitivo para ser testigo del suceso, siendo así considerado el primer peregrino conocido. Es por eso también que este Camino Primitivo era considerado la vía principal hasta que la capital del Reino fue trasladada de Oviedo a León, dando empuje y convirtiendo el Camino Francés después en el principal.

Este camino recorre el trayecto entre Oviedo y Santiago de Compostela y pasa por el concello de A Fonsagrada.

A continuación os dejamos una serie de fotos cedidas por el Foro do Camiño Primitivo de un tramo de A Fonsagrada entre Vilardongo y Pedrafitelas.

¿Qué os parece? ¿Preferís un camino “cómodo”, urbanizado y cementado o mantener un camino tradicional lleno de paz y armonía con la historia y la naturaleza que es Patrimonio Mundial?

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *