El Camino, mi milagro personal por Ehteri Ilina

El Camino es mi milagro personal. Por qué un milagro? Me cambió, me cambió irrevocablemente. No hay forma de volver, es por eso que es un milagro. Por el mundo anduve bastante, ya había estado en 27 países, pero fue la forma en que santiago dejó en el corazón un rastro indeleble y me cambió de inmediato y en mucho. Nunca he sido una excursionista, excepto el recuerdo de una vez en una escuela en el décimo grado y luego con mi futuro marido no era excursionista y me fui de excursión a lo grande.


Durante los últimos veinte años, he estado estudiando con niños y en la rama de la  jurisprudencia, viajando y haciendo trabajo público. Del deporte he estado lejos desde hace muchos años, desde que me lancé al patinaje a los doce años de edad y los últimos años nadando en la piscina, pero como amateur, no en modo deportivo.


Hace un año, no estoy de broma había un pensamiento que rondaba mi cabeza, había algo mal en mi vida y notaba que en ella algo faltaba. La respuesta llegó cuando llegó Ildus Yanyshev. LLegó su invitación en diciembre de 2017, fui a la casa de mi amigo para escuchar su viaje. Él estaba bronceado, delgado, muy animado y brillaba de felicidad, y de él me llego un tipo de bondad, algo para mí no conocido y no comprensible, aunque lo conocí durante muchos años. Estaba hablando de su mundo e incluyendo en él, el camino de Santiago. Lo vi en las fotos del camino, en un albergue… y esto despertó me interés. Tal vez mi interés fue causado por el hecho de que amo a España y desde septiembre de 2017 estoy estudiando español. O tal vez el cambio en mi amigo era tan obvio que quería tocarlo. Después de la reunión, le pedí el mapa de su camino de Santiago y me fui a casa muy feliz de la reunión con Ildus Yanyshev. Yo lo admiré y me sentía mejor aunque la enfermedad que sufría entonces me hacían añorar sus vivencias, yo tristemente no podía caminar hasta el final de mi calle.

Pasaron unos días y me desperté por la mañana con una clara conciencia de lo que quiero, quiero hacer el camino de Santiago. Inmediatamente me invadió esa decisión de ir. En ese momento, no sabía ni cómo montar una bicicleta así que decidí caminar. Las preguntas comenzaron a aparecer: por dónde empezar, dónde volar, desde dónde ir, con quién ir a quién para consultar. Por supuesto, el primero de mi consejo e inspiración fue él quién me había metido el gusanillo mi amigo Ildus Yanyshev, a él me fui. Apoyó mi idea y me dio un mapa del camino portugués. Las fuerzas superiores estaban encendidas, de lo contrario no puedo explicarlo. Le escribí a Dimitry (autor de los cursos españoles, con los que estudio español) y le pregunté si conocía a alguien que hubiera hecho el camino de Santiago y pudiese responder a mis preguntas y darme consejos prácticos. Me dio un facebook de grupo (RED SOCIAL). Así es como conocí a uno, que se convirtió en mi amigo y mentor. Inna me escribió y hemos entrado en una conversación que dura hasta el día de hoy, aunque aún no lo he visto (esperando la primavera para visitarlo). Inna en detalle me respondió en todas mis numerosas preguntas y es más, me preparó la ruta y muchas de sus recomendaciones escritas: cómo recoger la mochila y las cosas que se toman, cómo asentarse en un albergue, qué costos y precios en el camino de Santiago, cómo prepararse físicamente, e incluso hizo para mi una ruta personalizada.
Inna-este es mi primer milagro en el camino de Santiago porque él vive en Estonia y nos conocimos accidentalmente a través de Dimitry. Al pensar en el camino de Santiago estoy en la duda no creo y creo que las fuerzas superiores me han enviado Inna para ayudar a despejar todas las dudas. Es muy abierto, amistoso y cariñoso. Siendo una mujer fuerte no estoy acostumbrada a que cuiden de mí, pero Inna mostró tanta atención y cuidado que me hizo hasta llorar. Su descripción de sus tres caminos de ruta diferentes de Santiago me inspiró y dió la fuerza que necesitaba.


El segundo milagro-tan pronto como tomé la decisión de ir al camino de Santiago me curé, tuve un añadido de fuerza y como si unas alas crecieran a mis espaldas en junio de 2018, me senté en la moto y me fui. También fue la idea de Ildus, quien escribe el libro “moto y felicidad” y encontró para mí este increíble estado de alegría de montar en bicicleta. La cosa es que, de niña, nunca monté en bicicleta y la primera vez en mi vida me senté en una bicicleta fue a los 49 años, qué vacaciones! Tenemos un bosque aquí, un pueblo y un paseo alegre y bonito doble. Me sentí nuevamente como una niña. Los niños son ingenuos y abiertos al mundo y cualquier alegría le es lo más: el bebé es feliz al volar sujeto de unos brazos, en un trineo, cuando se balancea en un columpio, cuando chapotea en el río, el mar o justo en la bañera, los niños encuentran la felicidad de cada uno minuto de su ser y especialmente en simples placeres físicos, como patinar, con una montaña rusa o montando en bicicleta. Aquí he experimentado esta condición. En el camino de Santiago, también hay ciclistas, las subidas de las montañas frías y no son fáciles, pero sin embargo, los peregrinos que van en bicicletas  se comunican pese a su esfuerzo voluntariamente con los peatones. La verdad lo peor es que en agosto los ciclistas tenemos difícil el conseguir un albergue, como primero habitan los que van a pie, pero incluso no todos tienen un lugar en los municipales.


El tercer milagro fue  el pasajero en el camino (el segundo nombre de este mi camino de Santiago) fue encontrado no donde yo estaba buscando. La cosa es, que quería ir al camino de Santiago con algunos amigos, pero aquellos a los que se lo ofrecí se negaron o no pudieron. Le conté mi idea a uno de los amigos de Lena (ella tenía los pies doloridos entonces y ni siquiera pensé en ofrecerle que fuera más de 150 km por las montañas) y ella dijo que ella iría conmigo. Mi sorpresa no tenía límite, ella querría ir a la peregrinación desde Portugal a España a pie con una mochila, sí y a través de las montañas. Los caminos de Dios no son inescrutables. Ella insistió y me di cuenta: de que esto no era fortuito: Lena y yo nos encontramos en el lugar santo en Lourdes (Francia). Así que en el camino de peregrinación de Santiago al poder de San Jacob, que se almacenan en la catedral de Santiago de Compostela nos fuimos juntas no por casualidad, por destino, ella estaba también en mi camino. Mientras estábamos hablando y más o menos fuimos a pie, Lena prácticamente dejó de sentir dolor en las piernas. Mi querida amiga Lena decidió seguir conmigo en el camino de peregrinación e incluso recordaba que en Francia, ni una vez vio las marcas del camino en la carretera. Bueno, no es un milagro?


Y este día llegó: tomamos mochilas y volamos hasta el puerto. Nuestro camino portugués a Santiago comenzó desde Ponte de Lima (un pequeño pueblo muy bonito en Portugal). El primer día del viaje fue infinito: (salimos a oscuras a las 6 de la mañana, tenemos que decir que incluso en agosto en Portugal y España parece ser mucho más tarde de lo que es en kazan) y caminamos todo el tiempo por Montañas, parecía que las montañas no tenían final caminamos con las linternas y buscamos las flechas amarillas que mostraban la dirección a Santiago de Compostela. Estaban en todas partes: en las rocas, en los pilares, justo en la carretera, a veces en los árboles. Todo el mundo pasaba por nuestro lado decía: buen camino! (lo que significa feliz viaje santiago). La belleza del camino de Santiago es para siempre capturada en mi corazón, nunca pensé que me encantaría las montañas de Portugal y España con el aire saturado de los pinares, con extraordinarios árboles, vides vibrantes, es sólo Un milagro! Y puro arroyo de montaña con pequeños saltos y puentes viejos solo un regalo para los ojos y la comida para poetas y artistas, y estamos ahí, acompañada por Lena, suficiente alimento para mi alma!

Había muchos lugares maravillosos en el camino de Santiago, especialmente el Castillo en Valença, la Catedral en Tui, Ponte Sampaio, Redondela, Pontevedra, Caldas de Reis y, por supuesto, Santiago de Compostela, del que me enamoré incondicionalmente.

El cuarto milagro: me he convertido dramáticamente en más amable, más suave y más tolerante. Espero que para siempre. Y empezó así:
Fuimos derrotados por jóvenes y ancianos, caminando solos y parejas o familias, había escuadrones enteros de  juventud. La gente caminaba de todo el mundo, todo el mundo sonrió y trató de comunicarse. Preguntas tradicionales en el camino de Santiago: de qué país eres? De dónde salió el camino? A qué hora vas al camino de Santiago? Comunicar todo en diferentes idiomas e incluso gestos, pero todos están abiertos a la comunicación y a la conversación. En nueve días de camino, no hemos visto ninguna cara triste o malvada. Estaban cansados (especialmente al final), muchos cojeando y caminaban malamente, pero todo el mundo estaba satisfecho y amistoso.

Para mí, los albergue son refugios para peregrinos. Hay como un albergue de estudiantes: mucha gente y diversión. Grandes habitaciones comunes con camas de dos literas (sin cama, dormimos en un saco de dormir), grandes comedores, cocina, donde hay platos para todos y utensilios de cocina y en las cuerdas obligatorias de la calle donde los peregrinos secan su ropa son también compartidos. Todo limpio y ordenado, hay todo lo necesario para lavar y restaurar la fuerza, muchos puntos de venta (teléfonos de carga y cámaras) e incluso en algunos albergue hay ajedrez, televisores y libros en diferentes idiomas. Pero lo principal es la atmósfera de la amistad y la apertura, aunque sea gente de todo el mundo y este cansada. Alguien está durmiendo, alguien está cocinando en la cocina, la gente se está conociendo, se da la mano, me recordó a un campamento, en el que había pioneros de diferentes países y todos soñamos con llegar allí.

 

El idioma del camino es el idioma del mundo sin fronteras, bondad, aceptación y respeto de los demás, independiente del color de la piel, nacionalidad, edad, país de nacimiento o residencia, da igual la posición social y no hay otras diferencias. El camino de Santiago es un mundo sin fronteras! Todos son iguales y todo el mundo va en su camino… todo el mundo tiene sus descubrimientos en él.
Para mí la apertura se ha convertido en que puedo pasar 20-25 km al día e incluso 32 kilómetros, quiero mucho menos solo lo que necesito y que el cuerpo no necesita tanta comida como estamos acostumbrados a: Desayuno, té, almuerzo , merienda, cena y entre medias algo delicioso. Increíble fue el sentimiento de confianza y lleno de vida, aunque yo estaba caminando sin internet y casi siempre no sabía con Lena a donde íbamos y simplemente caminaba por el amarillo, amarillo. En las montañas, en un país extranjero, completamente solas, sin un grupo, sin escolta y sin un intérprete, nos sentimos tranquilas y seguras. No es un milagro? Para mí, es un milagro.


Cansado al final del día, estábamos felices de ir a dormir donde podíamos encontrar una cama. Caminamos bastante despacio, mirando todo en el camino y caminamos seis, siete, y un día doce horas. Y nosotros después del aire fresco, la masa de impresiones aún había sitio donde dormir, sólo nos quitabábamos la mochila, tomábamos una ducha y a acostarse horizontalmente. Dormimos en albergue en literas, y en el albergue, y en el gimnasio de una escuela en el suelo… y en  hoteles (dos veces cuando todo lo demás estaba ocupado por los peregrinos, que son muchos en agosto en el camino de Santiago). Ahí fue cuando me di cuenta de la frase española que aprendí de unos pocos en el camino: ama a tu prójimo como a ti mismo. Es en el camino de Santiago donde usted entiende el significado de este frase.
No se que papel tapiz o paredes estaban en hoteles o albergue, cuáles eran los accesorios o puertas, no los recordaba, pero dormí apretado, comí con gusto, me di cuenta de que el agua más deliciosa que puedes beber en primavera es en las montañas cuando usted Sube con calor a la cima de la montaña y la disfruta en cada sorbo y la comida más deliciosa es la que tomas cuando te pasaste 20 o 25 kilómetros andando. Estos son mis descubrimientos personales en el camino.


Quinto milagro: fue un verdadero milagro desde el punto de vista de la religión:
Cuando pasamos unos 180 km empecé a enfermar y a dolerme la pierna derecha. Tengo que decir que las tenía cansadas, a las dos piernas, pero fue un dolor diferente y empecé a cojear y a arrastrar mi pie derecho. Había 3 días por delante. Y aquí estamos temprano por la mañana, en la ciudad de Padrón vi el templo abierto y decidí entrar. Todas las flechas amarillas de Santiago nos llevaron a través de templos católicos ubicados en el camino. Así es como los peregrinos caminaron durante siglos. Y aquí fuimos al templo y rezamos. Realmente quería terminar el camino de Santiago, pero la pierna apenas tenía fuerza y la estaba arrastrando y así que recé en este día a st. Jacob pidiéndole que me ayude a caminar a Santiago de Compostela. Antes de esto, todos los días había rezado por los amigos enfermos que necesitaban recuperación, para niños, familiares y otros seres queridos para mí, pero en este día sólo pedí caminar a las reliquias de San Jacob. Hice la oración salimos y decidimos tomar una foto de recuerdo, como fue temprano por la mañana y la belleza de la catedral y el lugar se prestaba a la foto. Y de repente me dí cuenta de que la pierna no me dolía y ambas piernas fueron como reemplazadas y dieron un nuevo vuelco a mi camino, no estaba fatigada y tampoco había dolor! Al principio, pensé que lo sentía, pero al pasar unos metros me di cuenta de que las piernas no me duelen. Mi alegría no tenía límite y me apresuré a compartir con Lena el milagro. Si hasta ahora no creyera en Dios, entonces en ese momento definitivamente creería en Dios y en los milagros.

El sexto milagro. Nos perdimos el último día y de una manera completamente extraña fuera del camino de Santiago y no podíamos volver. Hemos sido ayudados por nuestra humilde posesión de mínimo español y coraje. Grité caminando en los coches de la pista: Por favor ayúdame! (por favor, ayúdame! Uno de los coches estaba con vidrio abierto y el hombre se detuvo. Le explicamos que estábamos caminando por el camino de Santiago y nos habíamos perdido que queríamos volver al camino y caminar a Santiago de Compostela. Que somos peregrinos y y que veníamos de Portugal a pie. Un hombre salió del coche y nos llevó a la carretera que salió en el camino de Santiago.
En Santiago de Compostela llegamos el domingo 2 de septiembre de 2018 hambrientas, cansadas, con piernas ensangrentadas, pero felices! Y fuimos bien recompensados: después de ir a la misa de st. Jacob  un servicio para los peregrinos, comenzó exactamente a las 12 horas y duró toda una hora, la culminación de las impresiones se convirtió en un enorme incensario botafumeiro que 8 hombres balanceaban como un péndulo, por encima de un Altar, bajo el canto y órgano de la iglesia. Lágrimas de alegría y delicia! Este día lo recordaré de por vida! Pasamos 212 km de la vía portuguesa de Santiago. Y ya quiero ir al camino de Santiago de nuevo, planeando la próxima caminata.

Séptimo Milagro: mi vida ha cambiado. Tengo ganas de caminar, montar en bicicleta, empecé a saludar a los extraños, más a menudo sonriendo sin razón, dejando a la gente de pie en la carretera (porque estaba en España esperando ayuda y gritando: ayuda), quiero ir, Corre, vuela, ve el mundo y alégrate, sólo disfruta de la vida. Me volví más audaz y el mundo inesperadamente extendió mis fronteras y todo iluminado con la nueva luz de la buena y belleza del Camino de Santiago. Ahora y en la nativos, soy nativa y estoy mirando todo con otros ojos. No hay olivares  aquí, pero hay lugares muy pintorescos, y ahora estamos juntos con los miembros del comité que trabajan en la ruta. Queremos tener viajeros y viajeros, también, para admirar nuestro borde nativo, su cultura, cocina y tradiciones. Estamos desarrollando un nuevo proyecto de peregrinación cultural que no tiene una base religiosa, está diseñado para preservar y mostrar el patrimonio cultural y la naturaleza de nuestro camino como muchas personas de todos los rincones del mundo.
Quiero decir un enorme agradecimiento a todos, gracias a quien se ha cruzado conmigo en el camino de Santiago (desde Ponte de Lima a Santiago de Compostela, a mi querida Lena que lo vivió conmigo, Inna  y muchos otros que me ayudaron a preparar el camino, a todos los que me inspiraron en el camino y creyeron en mí!

 

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *