El encanto de la costa malagueña

La Costa del Sol, región costera de la provincia de Málaga, es una de las zonas más visitadas por turistas nacionales y extranjeros de todo el país. Las cifras del último año alcanzan los 17 millones de viajeros, un récord que habla de su importancia en el sector turístico de España. Uno de los lugares más visitados gracias a sus 325 días de sol al año, un clima ideal para disfrutar de la belleza de sus playas bañadas por el mar Mediterráneo. Con la llegada del verano, hoteles como el IBEROSTAR Malaga Playa comienzan a recibir miles de llamadas por parte de personas interesadas en reservar sus vacaciones, se puede comprobar su disponibilidad en Iberostar.com. La costa malagueña se ha convertido en uno de los destinos más demandados en los últimos años.

Málaga es el centro neurálgico de la zona y capital de la Costa del Sol.  Una ciudad costera con playas majestuosas, pero también con un rico patrimonio cultural e histórico. Una oferta turística atractiva para los millones de viajeros que recorren sus calles a lo largo del año y que se ha consagrado en los últimos tiempos como una ciudad marcada por la cultura. Con un total de 37, la mayor parte de ellos concentrados en su casco antiguo, es una de las ciudades españolas con mayor densidad de museos en su centro histórico. Una oferta que se ha ido ampliando progresivamente desde la inauguración en 2003 del Museo Picasso, dedicado al famoso pintor y escultor malagueño, un lugar que ha situado a Málaga en el mapa del arte a nivel global.

En el centro histórico de la ciudad también se encuentra uno de los monumentos principales, la Catedral de la Encarnación. El templo posee una característica singular que lo hace único para cualquier viajero que decida visitarlo, la catedral renacentista está inacabada, siendo lo más llamativo la ausencia de la torre sur. Una particularidad por la que se conoce en Málaga como la “manquita”. Según algunas historias populares, la falta de esa segunda torre se debe a que el dinero previsto para construirla se destinó a la guerra de independencia de los Estados Unidos.

Marbella, una ciudad con dos caras

En los más de 150 kilómetros de litoral de la Costa del Sol se encuentran lugares mágicos, con pueblos con encanto bañados por el Mar Mediterráneo. Marbella es uno de esos municipios imprescindibles, considerada para muchos la joya de la zona. Una ciudad conocida mundialmente por su turismo de lujo y por su gran oferta de ocio, además de por sus excepcionales playas. Sin embargo, su casco antiguo es uno de los más pintorescos y atractivos de Málaga con sus calles estrechas adoquinadas rodeadas de casas blancas con balcones coloridos. Un laberinto perfecto para perderse caminando hasta llegar a la Plaza de los Naranjos, el centro del casco antiguo, lugar que debe su nombre a los árboles plantados desde 1941 y que cuenta con edificios de interés cultural como la Casa del Corregidor, la Ermita de Santiago o el Ayuntamiento.

En contraposición con el casco histórico marbellí se encuentra Puerto Banús, uno de los lugares más prestigiosos y exclusivos de la ciudad a tan sólo 7 kilómetros del centro de Marbella. El puerto deportivo es uno de los más famosos de todo el país, además de ser conocido en todo el mundo. Sin ir más lejos, el recorrido que separa este sitio de la ciudad se le conoce como la Milla de Oro por contar con las residencias, restaurantes y tiendas más caras y exclusivas.

Nerja y su Balcón de Europa

El municipio malagueño de Nerja, conocido por muchas personas por ser el escenario de la famosa serie española Verano Azul, cuenta con uno de los lugares más emblemáticos de Málaga, el Balcón de Europa. Un mirador situado en el centro de la población con unas vistas inmejorables del mar Mediterráneo que se ha convertido en uno de los puntos turísticos por excelencia de los viajeros. Su nombre fue propuesto por el rey Alfonso XII tras una visita al municipio después del terremoto que tuvo lugar en el año 1884. El Rey se asomó al antiguo puesto de vigilancia, conocido como Paseo de la Batería, y exclamó “este es el Balcón de Europa”.

A poco más de 20 kilómetros de Nerja se encuentra otro de los pueblos con encanto de la costa malagueña, Torrox. Un municipio que cuenta con el mejor clima de Europa, según un informe publicado hace una década. Su cercanía al mar Mediterráneo, junto con la Sierra de Almijara, provocan una protección natural de Torrox consiguiendo una temperatura media de unos 19 grados, tanto en invierno como en verano. Un clima perfecto para disfrutar de sus espléndidas playas, una de las más conocidas de la zona es la playa de El Morche.

Una costa malagueña ofrece grandes posibilidades para los viajeros, con una oferta turística cargada de sol, mar, cultura y gastronomía. Un paraíso para disfrutar de unas inolvidables vacaciones veraniegas en uno de los destinos más importantes del país.