En Galicia también tenemos una entrada al Inframundo

Os había dicho que en Galicia estaba el fin del mundo, pues se me había olvidado deciros que en Galicia también tenemos el agujero del infierno, un lugar vigilado según cuenta la leyenda por un toro de cuernos de oro que protege la entrada al mundo de los muertos.

ESTÁ EN ONS


Se trata del pozo más profundo de la provincia de Pontevedra, con más de 80 metros de profundidad, se conoce como

O BURACO DO INFERNO

El acercarte mucho no debe entrar en tus planes,  la oscuridad que envuelve la entrada hará que la sensación de vértigo disminuya porque todo es oscuridad en esta furna, pero no olvides que una caída a esta altura es una muerte segura.

 

Probablemente ya habrás escuchado antes de ir o ya en la Isla de Ons que aquí es habitual oír los lamentos de las almas de los que sufren tormento por el Fuego Eterno. Que los escuches no pasa siempre, solo cuando el mar está enfurecido y revuelve su desconcertante estancia agitando las almas en pena que espían sus pecados… Y aquí no te puedo decir si es verdad o mentira, hay quién los oye cual gemido y hay quién solo escucha el golpeteo enfurecido del mar en las rocas.

En la isla de Ons también hay la leyenda de la Santa Compaña, ese grupo desalmado que va robando las almas de los caminantes sin miramientos por bosques, encrucijadas y también en esta Isla.

A SANTA COMPAÑA

Consejos si te topas (encuentras) con esta mala visita, no cojas la cruz que porta el que encabeza la procesión y de ver este grupo macabro haz rápidamente un círculo alrededor de ti, solo esto hará que pasen de largo o pronto serás parte de ese grupo tan reincidente en la historia de Galicia 😉 y es que ya en 1800  se registran estas apariciones fantasmales, a veces solo para avisar de la muerte de alguien conocido, otras robando la vida del que se cruza en su camino. Leyendas que aún suenan en esta tierra tan llena de magia.

Desde arriba es difícil apreciarlo pero esta cavidad tiene “leche de la luna” ¿Qué es? es una sustancia blanquecina que está en las paredes rocosas. Es una reacción química curiosa y difícil de encontrar a la par de valiosa, producida por la composición de la roca y el agua del mar circulando por ella. Esta sustancia era conocida ya en el siglo XVI y usada para el tratamiento de úlceras en la piel y de distintas “fiebres”, también fue utilizada como cosmético en los tres siglos siguientes.

Homenaje a José Luis Herrero Paadín Murió el 18 de octubre de 1963 durante el transcurso de unos ejercicios de adiestramiento topográfico. Escuela Naval Militar de Marín

Al lado de la grieta se encuentra una cruz blanca en memoria de un guardamarina que falleció al resbalar y caer dentro del “buraco” (agujero).