Faro de Budiño, excavaciones

Excavan restos de una fortaleza altomedieval en el Faro de Budiño

Estos días está de actualidad la excavación realizada en lo alto del Faro de Budiño que ha dejado al descubierto los restos de una edificación que forma parte de un complejo mayor del cual se puede apreciar en el relieve de la superficie de alrededor. Para saber su antigüedad real se han enviado diversos materiales a EEUU para la prueba del carbono 14. Sin el resultado de estas pruebas podemos pensar que se trata de un emplazamiento altomedieval que posiblemente fuera ocupado en la segunda mitad del primer milenio, aunque también sería probable una ocupación anterior.

Estas excavaciones podrán sacar a la luz parte de una fortaleza que abarcaría 11 ha y estaría rodeada por tres murallas. Las excavaciones iniciales están dirigidas por los arqueólogos de la USC Francisco Alonso, Oria Ferreiro, Mario Fernández, José Carlos Sánchez y Tania Rial.

Situación de emplazamientos altomedievales sobre la parte este de la depresión meridiana

El Faro de Budiño es un macizo rocoso con una situación excepcional respecto a la depresión meridiana que recorre parte de Galicia de norte a sur. Esta formación geológica fue aprovechada desde tiempos inmemoriales como ruta de de comunicación para el acceso hacia el norte de Galicia, como así lo demuestra el paso de la Vía XIX de época romana y más tarde el paso de los peregrinos que desde Portugal y el sur de Galicia se dirigían a la capital compostelana, incluso actualmente la carretera N-550 une Tui con A Coruña. Pero así como la utilizaban peregrinos y comerciantes también era empleada para incursiones militares y saqueos que penetraban en nuestra tierra en busca de riquezas y nuevas tierras a lo largo de los siglos.

Un paso como este tenía que ser vigilado, si o si. Por ello es lógico que fueran empleadas como atalayas defensivas los lugares de buena visibilidad sobre el territorio y en concreto de la depresión meridiana que entre Porriño y Tui alcanza unas proporciones gigantescas. Ya es sabido de varios emplazamientos castrexos que dado su situación fueron reutilizados posteriormente. Dejando a un lado la parte oeste del valle en donde encontramos entre otros el Aloia o el Galiñeiro, en su parte este los emplazamientos forman una línea recta con una distancia entre ellos bastante similar y siempre visibles uno de otro. El Espicho do Faro, el también “Faro de Budiño”, el Castelo de Cans, el Castelo de Mos… y seguramente el Galleiro también formara parte de esta línea de emplazamientos ampliando la línea hasta pasada la Ría de Vigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *