Illa da Toxa: mucho más que un gran hotel

Esta isla situada en el ayuntamiento de O Grove es famosa por albergar un gran centro termal, de ocio y turístico. Hasta el siglo XIX esta pequeña isla era utilizada por la gente de O Grove como un lugar de pastoreo. Todo cambió cuando se descubrieron lodos termales y aguas medicinales. Su enclave privilegiado en medio de la ría de Arousa la convirtió en el lugar perfecto para construir un balneario que, a su vez, atrajo a cientos de turistas y la construcción de dotaciones para atenderlos.

Es innegable que el mayor atractivo de la isla es el balneario, pero ¿qué más podemos hacer en la Illa da Toxa una vez terminado nuestro tratamiento termal?

Visita al casino

El “Casino La Toja” fue el primer casino español. Se abrió en junio de 1978 y en él se puede jugar desde a la ruleta americana hasta al póker o al Black Jack. Además, el casino también tiene servicio de restauración por lo que se puede degustar una buena cena antes de ponerse a apostar.

Si el bullicio del casino no nos apetece después del estado de relajación en el que quedaremos después de acudir al balneario, siempre podemos optar por pedir que nos lleven la cena a la habitación y quedarnos tranquilos jugando al Euro Palace Black Jack.

Además, durante los próximos meses el Casino también albergará una exposición que enlaza a la Illa da Toxa con Salvador Dalí. Este año se cumplen 75 años de la creación La Toja Cosméticos S.A. y han decidido conmemorarlo aprovechando una creación que el artista de Figueres realizó para la marca en 1979. “Dalí y La Toja” es el nombre de esta exposición en la que se podrá ahondar más en la relación entre el artista y la isla.

Jugar al golf

Nueve hoyos repartidos por más de seis mil metros de longitud y rodeados por las aguas de la ría de Arousa. Este campo de golf se creó a finales de los años 60 y ha ido adaptando y actualizando sus instalaciones a lo largo de los años.

Tranquilidad, belleza y deporte se conjugan en este campo, retiro perfecto antes o después de nuestro tratamiento termal.

Visita arquitectónica

En la isla también podemos crear nuestra propia ruta para apreciar importantes monumentos. Destaca la ermita consagrada a San Sebastián. La planta está datada en el siglo XII, aunque hoy en día está recubierta de conchas, convirtiéndola en una de las iglesias más singulares de Galicia, pese a su modesto interior.

El Gran Hotel, por su parte, fue inaugurado en 1907 y es obra del arquitecto ourensano Vázquez Gulías. El edificio es de líneas sobrias y sencillas y es reflejo de la sociedad romántica de finales del XIX. El puente que une la isla con el continente también es una construcción singular y que se merece un par de fotos al menos. Fue construido en 1911 y supuso la apertura de la isla al turismo gallego y, sobre todo, de toda España.

Una isla singular que merece una visita. Muchas historias guarda esta isla de la que Santiago Ramón y Cajal dijo “el arte y la ciencia, trabajando de concierto, han realzado en La Toja la obra de la naturaleza”.