La peste negra de 1569 en Vigo

El “mal de bubas”, peste negra, peste bubónica o muerte negra, son algunos de los nombres que recibe esta epidemia que se transmite por una pulga de la rata negra (rattus rattus) y que diezmó a gran parte de la población de muchas villas y ciudades a lo largo de los siglos.

Una de estas epidemias se propagó en Galicia en la década de los 60 del siglo XVI y sus consecuencias fueron desmesuradas. El crecimiento de las ciudades, el hambre y las pésimas condiciones higiénicas provocaron que la peste que viajaba a bordo de mercantes y a veces peregrinos, se propagara por la comunidad gallega, tanto urbana como rural. En 1566 Santiago de Compostela se vio muy afectada quedando casi desierta. Otra nueva epidemia se inició al año siguiente hasta finales de la década donde murieron más de 8000 personas. Además de Santiago, Pontevedra y A Coruña también sufrieron las consecuencias desmedidas de la muerte negra.

En Vigo la peste también se cebó con la población y así lo rezan las actas del cabildo vigués que se guardan en la catedral de Tui.

“Tres sucesos tuvo lugar esta villa todos muy trabajosos, el año 1569 fue la gran peste en que murieron dos mil grandes y pequeños, año 79 fue la peste pequeña… a diecinueve de abril no quedaron más de dos casas de gente. Abril año 89 fue la quema y desolación de los templos y lugar. Dios guarde a los que vivieron…”

 

Más extenso tenemos un documento en el Archivo de Galicia de lo ocurrido en 1569 en la ciudad de Vigo. En el se detalla un interrogatorio a los vecinos con el fin de probar el estado ruinoso de la economía viguesa por la enfermedad.

“Item si saben que en la dicha villa de Vigo por el principio del mes de junio del año pasado de sesenta y nueve subcedió la peste y contagio en ella de la que luego murió gran multitud de gente y los más dellos vecinos y moradores de la dicha villa huyeron della e se fueron e recogieron a los montes e otras partes e de los que quedaron en la dicha villa  murieron más de cinco mil personas e de tal manera que no tenían quien les enterrase por el temor a la peste e muchos dellos se enterraron en bodegas y en huertas y viñas y a donde acontecia que moría, la cual peste duró mucho tiempo y estuvo por causa dello impedida a la dicha villa y puerto tratar de comunicar con la gente de la dicha villa ni se trató ni comunicó en todo el dicho tiempo.”

Dicen los vecinos que el contagio duró de junio hasta octubre y por cuatro más meses la ciudad estuvo cerrada por precaución. Otros aumentan el plazo hasta un año entero. Sin saber el número exacto de muertes en la ciudad los vecinos calcularon un número que variaba desde los 5.000 hasta los 10.000, cifras que alcanzaban a la mitad de la jurisdicción de Vigo.

“que todas las casas de la villa se moraban y agora están la mayor parte della sin moradores”.

 

Estas cifras bien pudieran estar exageradas pues el fin del interrogatorio era la bajada de impuesto para recuperar la economía local y es lógico que los vecinos inflaran la cifra y los daños.

A pesar de esta enfermedad devastadora de 1569 la ciudad de Vigo se recuperó de tal manera que dos años después logró aumentar su censo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *