New York Galicia

Pedazos de Galicia en New York

La historia de Galicia va unida a la emigración y no en vano en los últimos 120 años fueron más de un millón de personas los que partieron de Galicia en busca de un futuro más prometedor. La mayoría escapaba de las zonas rurales debido a factores como la pésima situación agrícola que contaba con cultivos poco diversificados y técnicas de explotación arcaicas así como la existencia del minifundismo, o el sistema foral y los impuestos y otros graves problemas como la abundancia de mano de obra que la industria gallega no fue capaz de absorber.

La mayoría de estos emigrantes cruzaron el charco en busca de un prometedor sueño que para muchos sería una auténtica pesadilla. Era un viaje de ida… y para la gran mayoría sin retorno, dejando atrás sus tierras, sus familias, sus amigos… dejándolo todo. Un viaje de varios días dejando atrás parte de sus vidas. Una gran parte de estos emigrantes fueron a países de habla hispana pero otros se arriesgaron y fueron en busca del futuro a los Estados Unidos, a un país lleno de posibilidades.

Uno de estos “pedazos” de Galicia se estableció muy cerca de New York, en la localidad de Newark, en New Jersey, en donde cuentan que pudo haber una población de emigrantes de más de 10.000 gallegos y por eso mismo se conoció como la “pequeña Galicia. Newark cuenta con un centro ourensán aunque a partir de los años sesenta y setenta fueron muchos los gallegos retornados a su tierra de nuevo y hoy en día es difícil encontrar gallegos y sobre todo debido al gran crecimiento de esta población.

Aunque en pleno siglo XXI las oportunidades en Galicia escasean, hoy en día ya es posible viajar de Galicia a los Estados Unidos en unas horas y los aeropuertos gallegos cuentan con vuelos a diferentes zonas del país americano. Por suerte cruzar el charco ya no está fuera del alcance de todos y a veces es posible volar por menos incluso de 500 euros. Recordar que uno de los requisitos para viajar a los Estados Unidos es tener billete de ida y vuelta y será obligatoria e indispensable la solicitud del ESTA (Electronic System for Travel Authorization).

Volvamos a New York para conocer dos lugares en los que Galicia se puede sentir de verdad. Uno de ellos lleva abierto desde 1987 y se localiza en la 4083 Broadway en Manhattan y no podría llamarse de otra forma: “El Galicia Restaurant”. Desafortunadamente en los últimos meses está de actualidad pues está en peligro de cierre debido a que el propietario del local pide un alquiler que se elevaría tres veces más.  Fue Ramón Calo el gallego el emigrante que logró convertir un pedazo de New York en Galicia. La comunidad de Manhattan se ha volcado con él e incluso se abierto un change.org para mantenerlo abierto.

El segundo lugar se localiza en Grand Street New York en un barrio conocido como Little Italy y aquí podrás sentirte como en casa acompañado de buenos vinos gallegos, pulpo o empanada, entre otras muchas cosas. Es la Taberna Gallega Tomiño, que abrió sus puertas en 2016.

Tampoco debemos olvidar la Casa Galicia, en Astoria, centro de reunión de gallegos que cuenta  con más de mil socios y lleva establecida en esta ciudad desde el año 1940.

Son solo tres ejemplos, pero repartidos por el mundo existen muchos más, ya que como bien habéis escuchado “hasta en la luna hay un gallego”. Poco a poco iremos mostrando esos pedacitos de Galicia en el extranjero que te harán sentir como en casa.