Generación móvil: Un cambio de costumbres

Las comunicaciones en Galicia nunca fueron fáciles. Su clima y su orografía provocaron un aislamiento del resto de la península muy difícil de superar. Hasta la llegada de los romanos no había vías de comunicación adecuadas y la única forma de comunicarse con el resto del mundo era mediante la navegación que provocaron los primeros intercambios culturales.

Una de las formas de comunicación más efectivas que conocemos de la antigüedad en Galicia era el uso de señales luminosas mediante humo y fuego. Para ello sobre lo alto de las montañas se encendían hogueras, llamados “fachos” que desde otros puntos estratégicos eran avistados y avisaban a otras comunidades del interior de posibles ataques e invasiones. Existía un verdadero sistema primitivo y efectivo de comunicación visual. Este sistema se empleó hasta bien avanzada la edad media.

Por esta época se creó un nuevo lenguaje capaz de transportar los más variados mensajes a largas distancias. Era el lenguaje de las campanas. Funerales, fiestas, incendios, señales de socorro, avisos de invasiones e incluso la música eran transmitidas por este peculiar y magnífico sistema.

A partir de ahí todo avanzó muy rápido. Pronto estos métodos dejaron paso a las nuevas tecnologías que se transmitían por cable, aunque en Galicia esto no sucedería hasta bien entrado en siglo XX. Llegó el “cable” y curiosamente Galicia fue uno de los primeros en estar conectado mediante él. El 27 de mayo de 1873 se inauguró la primera comunicación submarina cablegráfica entre Vigo e Inglaterra, lo que supuso un gran salto en las comunicaciones. A los pocos días la ciudad estratégica de Vigo se “conectaba” con la localidad portuguesa de Carcavelos y tres años después Caminha se uniría telegráficamente con la Ciudad Olívica. Pasaron once años para poner en marcha el segundo cable de España y esta vez fue en Bilbao (1884).

Sin embargo las comunicaciones internas y con la meseta seguían siendo muy deficientes. El ferrocarril fue un gran paso para el transporte y las comunicaciones y los pujantes puertos gallegos hicieron el resto.

La tecnología avanza y con ello el concepto de comunicación. Hasta no hace muchos años la mejor manera de transmitir documentos era por correo ordinario, es decir, por correo postal. La lentitud de las comunicaciones provocaba grandes retrasos de días e incluso meses. Es verdad que contamos con comunicación telefónica analógica desde hace muchos años, así como televisión y radio, pero aún así la trasmisión de documentos era imposible por este medio hasta que llegó el fax… Fue el primer cambio respecto al poder de trasmisión hasta la siguiente evolución que marcaría la aparición de las tres “WWW”, la World Wide Web.

De repente todo cambió. El mundo se “conectó” por cable y en muy pocos años podías estar virtualmente en cualquier parte del globo. La rapidez con que se desarrolló internet fue tal que no todos fueron capaces de absorber las nuevas tecnologías. Desde enviar documentos y cartas instantáneas, hasta ver imágenes y mapas que te acercaban y abrían una nueva puerta al mundo. Surgieron una multitud de aplicaciones y juegos web que permitían un contacto internacional inmediato. Sin embargo el tamaño de los terminales en forma de pcs y grandes computadoras y sobre todo la falta de conocimientos provocaba un ligero retraso de la entrada de estas comunicaciones. Además la lentitud de las transmisiones hacía a veces hasta tediosa la comunicación.

 

Galicia sigue sufriendo hoy en día esa lentitud ya que la fibra se centró en los grandes núcleos y dejó de lado a una gran parte de la población que vive en el rural y que casi en el tercer decenio del siglo XXI aún ni siquiera supera 1 MB de descarga de datos.

Pero por fin llegó el cambio, un cambio que ni en un pasado cercano se era capaz de soñar ni imaginar y que cambió la forma de comunicarse, un medio que no precisaba de cables y su transmisión mediante antenas facilitaba su difusión. Los primeros teléfonos servía para llamadas de voz pero pronto los SMS se hicieron un gran hueco en el mundo digital y se convirtieron en una fantástica forma de comunicarse. No tardó mucho tiempo en que la telefonía se adaptara a las tres”WWW” y pronto salieron al mercado asequibles “smartphones” que ya podían hacer incluso video llamadas. Lo mejor de todo era que su facilidad de uso lo convertiría en un instrumento utilizado por gente de todas las edades. En Galicia aún existen muchos puntos fuera de cobertura, aunque esperamos que el avance tecnológico sea capaz de cubrir pronto esos espacios en blanco. Gracias a estos aparatos fuimos capaces de retratar nuestros paisajes, nuestro arte y nuestra cultura y transmitirla y difundirla en tiempo real a los propios gallegos y al mundo entero.  Las numerosas aplicaciones de la actualidad sirven para casi cualquier propósito. Desde apps geográficas y GPS como las ofrecidas por Google hasta aplicaciones para comprar bocadillos o ver el estado de tu salud. Nacieron las RR.SS y acercaron el mundo, nacieron los juegos on-line y marcaron un antes y después en las apuestas como las que podemos ver reflejadas en https://www.casinosenvivo.es/moviles/, unas aplicaciones que cada día ganan más adeptos y con las que debemos tener un gran sentido de la responsabilidad y del juego. 

Una nueva generación ya ha nacido con los teléfonos móviles bajo el brazo y hoy en día aunque a muchos les cueste aceptarlo, se ha convertido en un instrumento indispensable para una infinidad de cosas. El problema es que deberíamos enseñar a estas nuevas generaciones el uso responsable de estas tecnologías pero nos encontramos ante un gran problema: El gran desconocimiento por nuestra parte de las nuevas aplicaciones y por lo tanto la difícil tarea de explicar a las nuevas generaciones los peligros que esto puede conllevar. Debemos entender que un uso justo de las aplicaciones nos harán un mundo más fácil, pero debemos enseñar a distinguir los peligros potenciales de la red, como las noticias falsas, páginas ofensivas, de descargas ilícitas y saber absorber toda la información proveniente de la gran araña mundial.

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *