Pallozas sin pallas, perdón sin pajas

Los BIC también pasan frío. Cuatro años esperando a que se arreglen las pallozas de Piornedo es mucho tiempo para no sentir los embistes de la climatología gallega.
Uno de los mayores reclamos turísticos, un bien patrimonial de valor incalculable se va desmoronando sin que nadie ponga remedio.
Y es que en el caso de las Pallozas de Balboa en LEÓN es bien distinto y lucen lustrosas.

Foto: Wikipedia

No se han quedado sólo en museos vivos, se ha buscado una utilidad para los viajeros, convertidas en restaurantes, cafeterias o lugares de ocio aportan ese calor ancestral que infiere la paja y la piedra. Todo un ejemplo de conservación. Aquí la historia tiene su lugar, tratando al patrimonio y al viajero con respeto.
Cosa bien distinta sucede en Galicia con las pallozas de Lugo. En la actualidad las de Piornedo se cubren de goteras y eso que 260.000 euros destinados a su restauración dan para mucha “palliña” pero la Xunta no se acuerda de la partida prometida y tantas pajas mentales hacen que al final los bienes desaparezcan aún siendo BIC, que parece que en Galicia solo funcionan cuando obran otros intereses de por medio.

Foto Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *