El Pedrón de Padrón, la piedra mágica sobre la que se sustenta la leyenda Jacobea

 

Fuente: Wikimedia // Réplica del Pedrón

El Camino de Santiago es sin duda alguna el mayor reclamo de Galicia. Presente en películas, libros y canciones de todas las épocas, la tradición del Camino se extiende hasta el siglo IX, en el que se data su fecha de inicio. Sin embargo no es hasta dos siglos más tarde cuando la peregrinación a Compostela se convierte en masiva; la importancia es tal que empieza a ser recogido en escritos de la época. Un ejemplo de ello son las Cantigas de Santa María, la célebre obra del rey Alfonso X aunque no la única, puesto que el monarca también es autor del que se considera el primer tratado sobre juegos, principalmente de mesa, que seguramente ya eran practicados por los peregrinos en sus ratos de descanso. La popularidad y la importancia cultural del Camino de Santiago son innegables, siendo considerados el Camino Francés y las rutas francesas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993 y 1998. Año tras año la capital de Galicia recibe a miles de peregrinos llegados desde los lugares más recónditos del planeta.
Sin embargo, la pregunta que muchos nos planteamos es: ¿cómo y cuándo empezó el Camino? El Pedrón de Padrón es sin duda una piedra angular, y nunca mejor dicho, en el inicio de esta tradición centenaria. Este símbolo del que deriva el nombre de la localidad de Padrón no es otra cosa que un miliario pétreo de origen romano que está dedicado a Neptuno tal y como se puede leer en su inscripción: NO ORIESES DSP. La traducción de esta milenaria inscripción varía en función a los historiadores, así podemos encontrar variantes como: “A Neptuno, los Orieses pusieron a sus expensas este monumento” o “A Neptuno el Foro Iriense con su dinero”. En cualquier caso lo que queda claro es que era un construcción dedicada a Neptuno.
A lo largo de los años el Pedrón ha sufrido diferentes modificaciones y ha ocupado diversos emplazamientos. En cuanto a sus usos, investigaciones recientes han confirmado que el Pedrón se empleó como piedra de amarre para embarcaciones por los fenicios. De este forma, la piedra cumplía con el que se considera su uso original, el de servir de punto de amarre en el puerto de Iria-Flavia. Años más tarde, ya en la Edad Media, el Pedrón fue trasladado y empleado como base del altar de la iglesia en honor a Santiago que se construyó en la época. De esa construcción solo se conserva una piedra y sobre sus restos se construyó una nueva edificación, esta vez de corte gótico. Sin embargo, tampoco esta construcción llegó a nuestros días sino que hubo que esperar hasta el siglo XIX para construir el templo actual de estilo neoclásico.

Fuente: Wikimedia // Iglesia de Padrón

Según cuenta la leyenda, Teodoro y Atanasio, discípulos del Apóstol Santiago, navegaron desde Palestina en una barca de piedra trasladando los restos del Apóstol. Después de cruzar el Mediterráneo y ascender por el Océano Atlántico hasta Galicia, la barca entró a nuestra comunidad a través de la Ría de Arousa y fue en Iria-Flavia donde atracó, amarrando la cuerda de la barca a una piedra en la orilla del río Sar. Esa piedra, de acuerdo con la historia, es el Pedrón. Es por esta razón por lo que la piedra se ha convertido en un objeto de vital importancia para la cultura jacobea y también en un lugar de visita obligada para todos los peregrinos que cada año realizan el Camino de Santiago.
En la actualidad, el Pedrón se encuentra en la Iglesia de Santiago de la localidad coruñesa de Padrón. Allí, bajo el altar mayor se puede observar esta reliquia milenaria sobre la que se ha construido toda esta tradición capital para la ciudad de Santiago y la espiritualidad que rezuma la iconografía de su famoso Camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *