Cruceiros de Galicia

Una breve reseña sobre Cruceiros

Uno de los elementos más característicos del paisaje gallego son los cruceiros, una obra de arquitectura popular que según datos podrían superar los 12.000 monumentos dentro del territorio de la actual Galicia. Y catalogar todos los posibles es lo que pretende el proyecto Cruceiros de Galicia que cuenta con más de 12600 fotografías pertenecientes a 4300 cruceiros y más de 6000 localizados en un mapa. En esta web podréis saber mucho más sobre ellos y tener una idea de la ingente cantidad de cruceiros que se reparten por toda Galicia. 

Calvario de Quins, Melón

El culto a las piedras se pierde en los inicios de la humanidad, seguramente mucho antes de los que podemos imaginar. Sus formas, su abrigo, su dureza y su materia prima provocaron que pronto el hombre se fijara en ellas. En Galicia tenemos manifestaciones megalíticas presentes desde hace miles de años, piedras que fueron lugares de cultos paganos hasta no hace mucho. Muchos de estos se ubicaban en lugares especiales, como en encrucijadas y por ello abundan en Galicia las leyendas relacionadas con ellos y con el culto a los caminos, como el caso de los menhires que seguramente marcaran el principio de un camino iniciático o a un lugar de reunión o que marcaran diferentes límites.

Posible monumento megalítico de As Pedras. Mondariz.

La época medieval y el cristianismo provocaron que estos lugares fueran repudiados por ser paganos y por ello fueron alejados de la doctrina cristiana. La mayor parte fueron destrozados y marcados con cruces con el fin de cristianizar los restos de estos cultos megalíticos. Otros fueron reconvertidos y quizás muchos de ellos acabaran siendo cruceiros. Otros monumentos de piedras reconvertidos fueron los miliarios romanos que marcaban los caminos del imperio. Simplemente con una cruz encima crearían las primeras manifestaciones de cruceiros. Otros ven su origen en las mismas aras romanas dedicadas a los dioses de la antigüedad.

Los caminos romanos pronto serían utilizados por miles de peregrinos cuyo objetivo era alcanzar el sepulcro de Santiago y por ello estos miliarios con cruces pasaron a señalizar el itinerario jacobeo y a ser lugares espirituales y de descanso. Sabemos de sobra que eran innumerables los caminos que cruzaban Galicia con dirección a Santiago. Esa necesidad de culto cristiano y descanso provocaría la colocación de escalones dando origen a los cruceiros actuales. Los más antiguos de los que se tiene constancia podrían datar del siglo XV, como el caso de Melide.

Cruceiro de Melide, considerado por algunos como el más antiguo de Galicia

PARTES DE UN CRUCEIRO

Los cruceiros cuentan con cinco elementos principales que mencionamos a continuación:

Partes de un cruceiro
Partes elementales de un cruceiro

BASE

Está formada por plataforma en donde están los escalones y pedestal en donde se encaja el fuste. Normalmente cuadrangular muchas veces es decorado con bajo relieves en alusión a la muerte y al pecado reflejando en calaveras o serpientes. En otros también podremos ver inscripciones con el año de construcción y quién lo mandó hacer. A veces encontraremos junto a la base una mesa donde en los entierros apoyaban para descansar los ataúdes en su camino hacia el cementerio o a los santos en las procesiones. En muchas zonas también puede ir acompañado de un peto para limosna.

Pedestal

FUSTE (VARAL) Y CAPITEL

Normalmente de forma octogonal o cilíndrica suelen presentar figuras como serpientes y calaveras, instrumentos de la Pasión (tenazas, escaleras, martillos…) o “santiños”.

Varal decorado en As Neves

Sobre el varal encontramos el capitel y este va muchas veces decorado con estilos variados, con volutas, hojas de acanto o con figuras relacionadas a la cruz de la Pasión o calaveras o el sol al lado de la Virgen con querubines.

CRUZ

El motivo principal de todo cruceiro y que adopta formas muy variadas. En el anverso se representa a Cristo crucificado con clavos y con el pie derecho sobre el izquierdo. Las manos a veces presentan la postura de bendición con los dedos índices extendidos en señal de perdón. Otras veces el Cristo va acompañado de figuras propias de la Crucifixión y algunos cruceiros presentan escenas completas del suceso.

En el reverso normalmente encontramos a la Virgen aunque a veces puede ser sustituido por algún santo como San Francisco o incluso no tener nada.

Cruceiro de Hío

Otra característica de los cruceiros de Galicia era la policromía aunque poco a poco se fue perdiendo esta forma artística.

Cruceiro con policromía en Barbeita, Portugal

 

Sin duda el cruceiro es uno de los elementos más importantes de la cultura popular, religiosa y artística de Galicia y es tarea de todos respetarlos, conservarlos y defenderlos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *