Una gran poción mágica: La queimada

Quizás la tradición popular haya sido la encargada de dotar el brebaje de acción curativa o el boca a boca el encargado de ensalzar dicha poción, lo que bien es sabido es que la Queimada gallega es uno de los grandes protagonistas de fiestas y reuniones, aunque son muchas las ocasiones en las que es la protagonista sin ser necesario un por qué..
No sabemos muy bien, si lo que más nos gusta es la parafernalia que rodea su preparación o el conjuro que la lleva de la mano, lo que tenemos claro es que una vez la pruebas, jamás olvidas ni su sabor, ni su esencia.
Muchos son los que afirman que fueron los primitivos pueblos los que introdujeron el rito convirtiéndolo en medicinal, otros se lo atribuyen a los árabes aunque Real Ramos, gran Catedrático español, sitúa sus orígenes a partir del siglo XII.
De todos es sabido que las brujas temen sus efectos y los demonios ante el fuego sanador de su preparación salen despavoridos, gran limpiador de almas y consejero del espíritu. El ingrediente estrella el orujo, sin él no es posible queimada alguna y si no es del bueno, está no sabrá igual, ni de lejos parecido.

El rito que la rodea ha de llevarse a cabo con el conjuro en gallego y acompañada a poder ser de un gran aturuxo.
El fuego cocinará su poder y tú serás el encargado de degustar este gran placebo que lejos de empeorar tus circunstancias mitigará todos tus dolores, pesadumbres y malos humores.
Infunde valor, alegría, sanación inmediata y pasajera. Hay muchos que afirman que poderes sobrenaturales, esto aún sin demostrar.
Buena para la catarreira, sanadora del mal de amores, guarda en su esencia el secreto de la amistad y con su presencia asegurado queda el entretenimiento.

Imprescindible una vez tomada, dar rienda suelta a los sentimientos y compartirlos con los que más quieres.
Recomendaciones: ha de utilizarse siempre en buena compañía y preferiblemente en las noches, si hay luna llena más efectivo será.
Obligatorio a parte de la cazuela de barro en la que se prepara, ensalzar sus múltiples cualidades, a poder ser, cuanto más exageradamente mejor, esto te dotará de buena suerte durante todo el tiempo que tardes en volver a catar tan especial líquido.
Os dejamos una de las recetas de la queimada más conocidas, la de Alvaro Cunqueiro (1911-81) y es que en lo referentes a queimadas cada uno le da su aquel, su ingrediente secreto y su más íntimo ritual.
Ingredientes:
-1/2lt. de aguardiente
-3 cucharadas de azúcar
-cáscara de 1 limón
-1 puñado de pasas de uva
-1/2 manzana cortada en dados pequeños
-1 pocillo de café
-Una copa de vino tinto
-Una copa de ron
-Canela al gusto
En una olla de barro o cobre colocar todos los ingredientes salvo el ron, el vino y la canela. En un cucharón colocar 1 copa de ron y prenderle fuego. Con esta llama, y con mucha paciencia, prender fuego al líquido que se encuentra en la olla. Agregar la copa de vino tinto y canela al gusto un poco antes de apagarla. Dejar consumiendo el alcohol hasta que la llama adquiere un tono rojizo. Y a disfrutarla!

A continuación detallamos el “conxuro da queimada”:

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas;
demos, trasnos e diaños;
espíritos das neboadas veigas,
corvos, pintegas e meigas;
rabo ergueito de gato negro
e todos os feitizos das menciñeiras…

Podres cañotas furadas,
fogar de vermes e alimañas,
lume da Santa Compaña,
mal de ollo, negros meigallos;
cheiro dos mortos, tronos e raios;
fuciño de sátiro e pé de coello;
ladrar de raposo, rabiño de martuxa,
oubeo de can, pregoeiro da morte…

Pecadora lingua de mala muller
casada cun home vello;
Averno de Satán e Belcebú,
lume de cadáveres ardentes,
lumes fatuos da noite de San Silvestre,
corpos mutilados dos indecentes,
e peidos dos infernais cus…

Bruar da mar embravecida,
agoiro de naufraxios,
barriga machorra de muller ceibe,
miañar de gatos que andan á xaneira,
guedella porca de cabra mal parida
e cornos retortos de castrón…

Con este cazo
levantarei as chamas deste lume
que se asemella ao do inferno
e as meigas ficarán purificadas
de tódalas súas maldades.
Algunhas fuxirán
a cabalo das súas escobas
para iren se asulagar
no mar de Fisterra.

Ouvide! Escoitade estos ruxidos…!
Son as bruxas que están a purificarse
nestas chamas espiritosas…
E cando este gorentoso brebaxe
baixe polas nosas gorxas,
tamen todos nós quedaremos libres
dos males da nosa alma
e de todo embruxamento.

Forzas do ar, terra, mar e lume!
a vós fago esta chamada:
se é verdade que tendes máis poder
ca humana xente,
limpade de maldades a nosa terra
e facede que aquí e agora
os espiritos dos amigos ausentes
compartan con nós esta queimada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *